Qué extraña escena describes y qué extraños prisioneros, Son iguales a nosotros.

PLATÓN, República, Libro VII

viernes, 6 de enero de 2012

Elija usted si así lo desea

"¿Felicidad dentro o fuera de la caverna?. 
No son antipodas en todo sentido. Comparten un fuerte sesgo antigregario : en ambos casos el camino de la felicidad implica una confrontación con uno mismo y un desprenderse. "El salto, el desprendimiento, el cambio de mirada, el sacrificio de lo sociable incluso del afecto del otro".
Todo esto ronda ambas apuestas por la felicidad. Los dos caminos dan la espalda a un pasado en que otros nos han nombrado con sus palabras. También buscan ambos una experiencia de plenitud que siempre tiene algo de agraciada : sea de la trascendencia o de la autocreación. Fuera de la caverna la fusión con el todo, lo trascendente, lo esencial. Dentro de la caverna el encuentro infinito consigo mismo. La máxima complicidad con el lenguaje que emana de la propia inversión.
Pero mas significativos son los contrastes.
Fuera de la caverna la felicidad se afinca en la libertad respecto del error y de la contingencia. Visto desde allí, quien habita dentro no puede ser feliz porque vive engañado, levanta castillo en el aire, nada lo sostiene y su caída es solo cuestión de tiempo.Para quien elije su propia caverna, quien esta afuera a sacrificado la libertad de inventarse se hunde ante una verdad que le viene desde afuera, compra seguridad en que vende su autonomía, renuncia, a hacerse, sacrifica la poesia- la invención, la reinvención del lenguaje, la autodescripción como epifanía.
Visto desde afuera, la felicidad del que esta adentro de la caverna es errática, inestable, alternable, precaria; para el que esta adentro, la vida fuera de la caverna es estática, plana, impersonal. La vida fuera de la caverna es, para quien la vive, una vida objetivamente feliz, reducida necesariamente del encuentro con el Ser mismo de las cosas. Dentro de la caverna, en cambio, no importa ya la objetividad.Visto desde afuera, el habitante de la caverna no puede ser feliz porque esta preso en el engaño, visto desde dentro, quien renuncia a la caverna esta preso de la destrucción, entra lo verdadero y lo falso, entre lo objetivo y lo subjetivo, no puede liberarse de esta visión dual de la existencia.
¿Como dilimir donde es mayor la felicidad si ambos tienen una experiencia inconvensurable entre si, la absoluta verdad o la absoluta libertad respecto de toda verdad?"

Hopenhayn, Martin ."Después del Nihilismo" ( De Nietzsche a Foucault). Ed. Andres Bello, Barcelona, 1997. Paginas 139-140.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡ Felicitaciones por tan valioso y solidario emprendimiento... y a no bajar los brazos !!!

    ResponderEliminar